Educarnos Hoy para este nuevo tiempo: Ser Personas

Educarnos Hoy para este nuevo tiempo: Ser Personas
Por
Claudia Orellana Monsalve, Inam.Claudia
Psicóloga PUCV, Fundadora de Caminar en Consciencia - Escuela de Sabiduría
Instructora Aman en la Sabiduría del Sagrado Corazón Espiritual

 

Escribiré una serie de artículos relacionados con este tema EDUCARNOS HOY para SER las personas que este nuevo tiempo necesita y desde ahí extraer claves para la educación de todos como familia, sociedad y humanidad. Cada artículo estará basado en la Instrucción de Luz que he recibido de Maestros y Guías de luz en mi propia experiencia de vida. Extraeré sus claves fundamentales y les compartiré el significado y comprensión que tienen en nuestro proceso educativo.

Una de las instancias que más agradezco en esta Instrucción de Luz que he recibido, es la asistencia de los Maestros y Guías en mi educación personal como mujer en mis diferentes roles, como pareja, compañera de vida y especialmente como madre en la educación de mis hijos.

Hoy me siento afortunada de haber tenido ojos para ver y oídos para escuchar todo lo que me fueron inspirando, mostrando e indicando con claras señales de qué hacer y cómo.

Esta asistencia ha estado en todo ámbito de mi vida entregándome conceptos, enseñanzas y, sobre todo, generando experiencias de verificación y acción para confirmar mis aprendizajes.

Ha sido un camino de dulce y agraz. Por momentos, como todos, he desesperado, sin comprender qué significa esto o aquello. O he estado al borde del cansancio y el agobio con lo que significa esta gran y enorme responsabilidad de educar personas.

Y he aquí una de las primeras claves que me mostraron, Somos Personas desde el momento de ser concebidos: sí, son embriones. Sí, son fetos. Sí, son bebés. Sí, son niños. Sí, son jóvenes ¡Sí, son adultos! Y sí, ante todo desde el mismo momento de ser concebidos son PERSONAS, somos PERSONAS.

Y esta es una clave fundamental que marca esta hermosa generación de personas nacidas en este milenio, en este siglo XXI. En su banco de sabiduría personal traen esa claridad: son PERSONAS, en cuerpos de hombres y mujeres. Sí, en cuerpos y más allá de ello, de lo físico, son todos iguales. Personas con la sabiduría de la igualdad en sus capacidades y potencialidades. Personas en reconocimiento de sus diferencias valorando las personas que son. Personas abiertas a amar a todo y a todos.

SER PERSONAS marca estas nuevas generaciones y es hermoso ver y escuchar como incluso lo declaran abiertamente. En lo personal, me ha tocado escuchar esta declaración de amor a una persona, más allá de si es hombre o mujer, es el amor a una persona. Es un gran aprendizaje humanidad que esta generación nos trae. Reconocernos evolutivamente como personas que hemos elegido un cuerpo de mujer o hombre para adquirir comprensiones y sabiduría. Hemos elegido un cuerpo como vehículo de aprendizaje y que nuestro Ser Persona va mucho más allá e incluso integra la fuerza Femenina y Masculina para comprender todo su poder creador. Por sobre todo y ante todo, Somos Personas. En una hermosa conversación que tuve con mis hijos hace un par de años, sobre este tema y específicamente respecto del amor de pareja, mi hija me confirma esta hermosa lección de vida con la sabiduría de este tiempo, me dice: "mamá yo me voy a enamorar de una persona". Escucharlo fue revelador, hombre o mujer que más da, es una Persona. Y estoy segura será una grandiosa persona aquella que reciba su amor.

Esta clave es primordial pues involucra la consciencia de que eres y existes como persona desde el exacto momento en que eres concebido, con consciencia de estar en esta vida, con protagonismo y participación en las experiencias desde ese mismísimo momento. La consciencia de una persona en gestación está presente en TODO, si bien al nacer y luego crecer, no recordará mucho de ello, está siempre presente participando desde el plano sutil y energético en todas las experiencias y decisiones que sus padres, abuelos y relaciones directas están tomando y viviendo. Incluso respecto de ellos mismos como persona en gestación.

Quizás ya te estás preguntando, y ¿cómo es que eso es posible? y la respuesta es simple y compleja a la vez.

Para ser concebido desde el plano energía se requiere un semilla de consciencia, la semilla dorada, que es una consciencia completa que ha elegido nacer. Su presencia es la que permite la fecundación y, por ende, la concepción de una nueva existencia, y desde ese mismo momento comienza su travesía de crecimiento intrauterino acumulando experiencias, desarrollando consciencia en este plano, formando el cuerpo y el ego acompañado del alma que trae todos su propósitos de aprendizaje y sostenidos por el espíritu que porta toda la sabiduría para este nuevo existir. Por lo tanto, la consciencia de esa persona ya está presente, ya ES.

Por ello, una recomendación que me inspiraron los Maestros de Luz, desde el momento de la concepción de mi hijo, fue tener un cuaderno para escribir y registrar lo eventos importantes durante ese periodo, como registro y libro de viaje de esa persona que está en gestación, pues esos registros servirán para recordar las experiencias vividas, y de ellas luego podremos extraer claves importantes de los propósitos de aprendizaje para los primeros años de caminar la vida post gestación. Y quizás, para varios años después también.

Escribir esos cuadernos fue una tarea hermosa que disfruté mucho, pues me encanta escribir y escribir para ellos. Con la intención de que tuvieran su historia de esos días me ilusionaba y me motivaba imaginar cómo sería cuando pudieran leerlo o usarlo. Lo he recomendado a todas las mamás que han pasado por mi consulta o por una conversación, a todas ¡sin excepción!

Algunas se lo tomaron muy en serio y otras no tanto, sin embargo, ha sido hermoso ver cómo este gesto ha estado presente en la vida de muchas personas nacidas en este nuevo tiempo. Escribí hasta aproximadamente sus 2 años y después de eso, una que otra experiencia, cuando ha sido relevante y de alto impacto y ¡vaya que sí las hemos tenido!

Llevar un registro para ellos es un acto de reconocimiento de que lo que estás viviendo en ese momento o tu pareja, o cualquiera de los abuelos o amigos, es suyo y ellos están ahí también siendo protagonistas. Este reconocimiento es importantísimo pues es la base de la valoración de sus vidas y de que son PERSONAS VIVAS que, aunque no las escuches o veas, están ahí.

¿Notas la importancia de este gesto? Es quizás uno de los actos de RECONOCIMIENTO y VALORACIÓN más hermoso que esa persona en gestación pueda recibir.

El impacto positivo que eso pueda tener en sus vidas es invaluable. No te ahorra procesos de valoración personal durante su crecimiento, mas, sí te suma para nutrir su ser valorado y reconocido desde esa etapa de la vida. Con esto no quiero que te quedes con la idea de que si no hiciste un cuaderno para tu hijo o hija se va a valorar menos, porque no es el caso. Solo digo que hacerlo y recomendar hacerlo es un hermoso gesto de reconocimiento y valoración. Y una excelente herramienta para, en su vida futura, encontrar claves para su aprendizaje.

Esto último lo confirmé cuando mi hijo tenía aproximadamente 9 años. Llegó a casa después de la escuela pidiéndome conversar porque estaba en una encrucijada. Unos amigos de colegio le estaban pidiendo hacer algo que a él no le parecía y no sabía qué hacer, qué decidir, porque estaba seguro de que, si les decía que no, lo sacarían de la posibilidad de esa amistad. No quería darme detalles de lo que le estaban pidiendo hacer, solo insistía en que era algo que a él no le parecía que estaba bien y estaba confundido. En ese momento, recordé un evento que sucedió cuando estaba aún embarazada de él y que había registrado en su cuaderno azul, así que fui por él y se lo leí (mi letra es un desastre y hasta el día de hoy me dicen que no comprenden lo que escribo). La historia que relataba en el cuaderno era que una amiga con la que no tenía contacto desde hacía 10 años volvió a mi vida. Nos distanciamos porque me pidió que la acompañara a realizar algo que en mi corazón supe que no podía hacer porque no podría vivir con ello. Ante mi negativa mi amiga se alejó, probablemente sintiendo un gran dolor porque yo, su mejor amiga, no la acompañaría en un momento tan complejo para ella. Yo simplemente supe que no podría con ello en mi corazón y se lo dije. Pasaron 10 años y ella me buscó, justo durante mi embarazo con mi hijo.

Cuando terminé de leer la historia escrita en el cuaderno, mi hijo me miró con decisión y me dijo: ¡gracias, mamá ya sé que hacer!” y se fue corriendo… yo alcancé a gritarle ¿qué vas a hacer? “¡decirles que no puedo vivir con eso en mi corazón!” me respondió.

No sé si realmente les dijo eso, lo importante es que tomó su decisión y se negó a realizar lo que le pedían y tuvo esa claridad que necesitaba desde que estaba en gestación. Para mí esta experiencia fue hermosa y comprendí y validé esta hermosa herramienta que los RECONOCE PERSONAS DESDE EL MOMENTO DE LA CONCEPCIÓN.

Tengo certeza de que ese encuentro después de 10 años fue generado con la participación protagonista de él para así tener, desde mi experiencia, su respuesta de un aprendizaje que ya estaba en su corazón.

Reconocer como PERSONAS a todos desde el momento en que son concebidos y valorar su protagonismo en las experiencias vividas desde ese evento de generación de una vida, nos lleva a comprender que todas las decisiones que tomamos por ellos están siendo influenciadas por su energía también y en pro de sus procesos evolutivos para esta existencia y todas las que vengan.

Educar SER PERSONAS desde la concepción implica la consciencia de que ese ser que crece en el vientre está con la total consciencia de todas las experiencias que se viven, conoce los propósitos y aprendizajes, incluso mejor que sus mismos padres, pues está en conexión con su ser espiritual de manera directa y constante. Si comprendemos ello, entonces, comprendemos que no son víctimas de lo que sucede, comprendemos que participan de todo desde lo espiritual y energético y, por sobre todo, conocen LA VERDAD de TODO LO QUE SE VIVE.

Por lo tanto, respetar su SER PERSONA es reconocer todo eso y todo lo que son. Liberar esas falsas creencias de que son seres indefensos a los que tenemos que ocultar lo que sucede y las emociones que nos provoca lo que sucede. Ellos saben TODO y ocultar o tratarlos como seres que no entienden o seres indefensos, es uno de nuestros errores pretenciosos, que lo único que trae a la experiencia es el NO RECONOCIMIENTO de lo que verdaderamente son: SERES COMPLETOS Y CON GRAN SABIDURÍA.

Pues bien, educar el SER PERSONAS comienza desde el mismo momento de ser concebidos. Un ser de luz de mayor evolución que la nuestra TE HA ELEGIDO como madre y como padre para guiar su proceso los primeros años de vida. Un ser de luz divino, con gran sabiduría ha ELEGIDO nacer a este tiempo en tu núcleo, en tu familia, con todo su linaje y herencias transgeneracionales; en esa ciudad, en ese país, en esas condiciones, en esos tiempos o momentos de tu vida y la de todo el contexto social y mundial.

Ha ELEGIDO, y es con mayúscula pues es así, ha ELEGIDO en total consciencia de todo lo que implica y significa para su aprendizaje evolutivo y el todos.

Trae en su corazón toda la información, toda la sabiduría para ese tránsito. Y cada una de sus experiencias son elegidas “con pinzas” para otorgarle los aprendizajes que necesita para avanzar en su evolución.

Por lo tanto ¿quiénes somos para negar ese proceso? ¿para retrasar ese aprendizaje, esa evolución, por la pretensión de saber más o incluso de pretender saber lo que es mejor?

Nos han elegido para guiarlos como las PERSONAS QUE SON. Nos han elegido porque somos perfectos para generar justamente esas experiencias de aprendizaje y lo que hagamos estará perfecto, incluso sostener nuestra pretensión de saber más o de saber lo que es mejor, o de proteger o lo que sea… incluso eso será parte del aprendizaje y de la evolución para, por contraste, comprender que nos eligieron para evitar ser eso.

¡Todo es perfecto! mas la intención de este artículo e que podamos  guiarles de la mejor manera posible, entregando claves que les permita impulsar su aprendizaje desde una perspectiva CONSCIENTE y acorde a los tiempos actuales y a lo que las personas que están naciendo necesitan.

Y para ello, necesitamos comprender un poco más de estas claves que están siendo entregadas en estos últimos años y que las podemos ver en nuestros hijos, en cómo se mueven y expresan, y a mí en lo personal, me las fueron mostrando en la experiencia viva con ellos y con todas mis relaciones.

Educar SER PERSONA es siempre, en toda etapa de la vida, reconocer y valorar que toda experiencia que sucede, sucede también para ellos y es información fundamental en su proceso de vida y su evolución. Si comprendemos que son PERSONAS, entonces comprendemos que son perfectamente capaces de comprender y elaborar cada momento de sus vidas, si tienen la guía correcta. Y esa sí que es una gran pregunta ¿cómo me preparo para guiarlos adecuadamente?

Para allá vamos, hacia el comprender cómo acompañar de la mejor manera posible y en consciencia el aprendizaje de todos.

Partamos por llevar a nuestro corazón: ES PERSONA en cuerpo de hombre o de mujer, porque así lo eligió, que tiene x edad de gestación o x edad post parto. Que está en su infancia. Que está en su juventud temprana. Que está en su juventud. Que está en su adultez joven.

ES PERSONA y lo reconozco y valoro como tal.

ES PERSONA y tiene mucho que decir, comunicar, expresar.

ES PERSONA y le pregunto qué opina, qué siente, qué cree, qué percibe, qué intuye.

ES PERSONA y la escucho con atención plena, con la mente y el corazón abierto a recibir en totalidad sin juzgar, sin creencias previas.

ESCUCHA VERDADERA PORQUE CREO EN SU SER PERSONA.

Este punto de partida nos dará los cimientos de una educación emocional y espiritual sólidas, pues el RECONOCIMIENTO Y VALORACIÓN PERSONAL inicia en el sentimiento de ser escuchados y considerados. 

El reconocerlos como personas nos lleva a otras claves fundamentales. SI SON PERSONAS, son capaces de comprender toda experiencia que viven desde la verdad revelada. Y ese es el  tema que abordaremos en un próximo artículo, Educar la Verdad.

Estén atentos, pues pronto sabrán nuevamente de mi con estos maravillosos temas para educarnos a nosotros mismos y desde ahi educar a nuestros hijos desde el mismísimo momento en que los concebimos!!

les dejo una abrazo grande grande

cariños

Claudia